La Fotogrametría es una técnica que permite obtener información tridimensional sobre objetos y realizar mediciones de gran precisión a partir del análisis de imágenes tomadas desde una plataforma remota, como lo es un avión.  El avión sigue una trayectoria de líneas rectas paralelas entre sí, a lo largo de las cuales el sensor ubicado en él va capturando las imágenes de forma tal que siempre exista una superposición longitudinal y transversal entre ellas. Este solape es lo que permite formar para cada par de fotografías lo que se denomina como modelo estereoscópico, que será utilizado en los procesos de aerotriangulación y restitución. En dichos procesos se orienta el modelo, se lo inserta en un sistema de coordenadas y se determinan las posiciones relativas entre los puntos que lo integran, sirviéndose de marcas comunes en los fotogramas y de Puntos de Apoyo Fotogramétrico (PAF) medidos en el terreno con equipos GPS. Como resultado se obtiene un Mosaico Fotogramétrico georreferenciado y restituido que proporciona una visualización tridimensional del área en cuestión. La resolución del mismo dependerá de la finalidad del trabajo para el cual es requerido.

En base al relevamiento aerofotogramétrico, también es posible obtener modelos digitales de superficie y de terreno. Para ello se extrae una alta densidad de puntos del mosaico y, utilizando los métodos de correlación y triangulación, se genera una malla con las alturas promedio de cada sector, que será el modelo digital de superficie (DSM).  Luego se realiza una clasificación de puntos por tipos de uso y cobertura, y aquellos que correspondan a suelo serán utilizados en la conformación del modelo digital de terreno (DTM). Ambos modelos permiten visualizar de forma sencilla la variabilidad del relieve de una región, sin tener que recurrir a técnicas topográfias.

 

www.000webhost.com